Sé un Líder, No un Seguidor

Cuando tomas la decisión de seguir el propósito de tu vida, se siente como un evento muy personal. De hecho, aunque puede ser una decisión tranquila y privada, su impacto tendrá efectos asombrosos en su vida y en la de quienes lo rodean. Porque cuando sigues a tu corazón en tu viaje hacia tus sueños, asumes una responsabilidad adicional, no solo para ti, sino para la comunidad en general.

Las personas verán cómo cambias y creces, y desarrollarán ese lado espiritual de ti mismo y se verán directamente afectadas por él; también tienen el potencial de convertirse en personas más amorosas, abiertas y pacíficas y aprenderán de ti.

Es una gran responsabilidad. Pero eso es lo que es ser un líder. Significa que vives con el ejemplo; estableces metas y estándares personales, y marcas tu lugar en el universo y lo apoyas para que otros puedan inspirarse a hacer lo mismo. Y siempre sigues elevando tus estándares.

Se preguntarán, pero ¿cómo se convierte un líder en líder? Seguramente tienes que aprender a desarrollarte y crecer. ¿Eso no te convierte en un seguidor?

Así es, lo hace. Sin embargo, el valor de ser un seguidor en esta búsqueda de encontrar tu verdad está en la responsabilidad añadida de mostrar a los demás cómo asumes el compromiso de aprender a hacer realidad tus sueños. Incluso si eres un seguidor, todavía puedes predicar con el ejemplo. Puedes inspirar a otros con tus palabras y acciones, y puedes mostrarles a otros cómo aprender.

Exactamente lo mismo se aplica a un líderArtículos destacados, porque un líder nunca deja de aprender y siempre es un estudiante en términos de su propio desarrollo y descubrimiento de la verdad.

Ser un líder significa que entiendes el poder que tienes y lo usas sabiamente. Significa que otros encontrarán inspiración en su compromiso con la verdad tanto en tiempos felices como adversos.

Puedes ser la llama de la vela en la oscuridad de alguien para que pueda encontrar su salida de nuevo a la luz. Y puedes demostrar con tu coraje y fuerza de propósito que no hay necesidad de tener miedo; que todo en la vida es posible si solo vives desde tu corazón.

Todo lo que se necesita para ser un líder es su determinación para continuar su viaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.